Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

En conmemoración de este día, según la tradición cristiana, analizaron la sociedad puertorriqueña a partir de las últimas frases de Jesús antes de su crucifixión

Comerío - El rol de la mujer en la iglesia y en la sociedad puertorriqueña estuvo en el corazón de la reflexión que realizó hoy la Parroquia Santo Cristo de la Salud, en este municipio, en torno las llamadas “Siete Palabras” de Jesús, tradición que se conmemora cada Viernes Santo.

La meditación sobre el significado de las “Siete Palabras” que, según la tradición cristiana, fueron las últimas frases que verbalizó Jesús durante su calvario, recayó en un grupo de mujeres de Comerío.

“La fe es personal, pero sobre todo comunitaria y social. Por eso, estas siete palabras, con estas siete mujeres comerieñas, serán la voz para refrescar la conciencia y fortalecer los pasos en un país en crisis”, indicó el padre Pedro Ortiz, de la Parroquia Santo Cristo de la Salud.

La reflexión estuvo a cargo de Blanca Nieves Sánchez (maestra jubilada de Español), Amarylis Morales Rivera (profesora de Neurociencia en la Universidad de Puerto Rico en Cayey), Carmen Ayala (maestra Montessori), Vanessa Ayala Cruz (trabajadora social comunitaria), Elizabeth Sánchez Ruiz (voluntaria en el residencial Martorell de Comerío), Margarita Ayala Reyes (voluntaria en un programa de asistencia a mujeres en Comerío) y Ariana Rivera Franco (estudiante de Comunicación).

Nieves Sánchez reflexionó sobre la frase “padre, perdónalos que no saben lo que hacen”, palabras que hilvanó con el trato de la sociedad a la mujer puertorriqueña.

“Muchas mujeres viven crucificadas por los caprichos de quienes piensan que son dueñas de ellas amparándose en un machismo inútil y cavernícola”, dijo mientras denunciaba cómo todavía hay sectores que ponen en duda la capacidad de las mujeres para hacer cualquier tipo de tarea o piensan que no tienen por qué ganar el mismo salario de un hombre al realizar el mismo trabajo.

Las mujeres que participaron ayer de la reflexión de las “Siete Palabras” hicieron denuncias contundentes sobre diversos aspectos de la sociedad puertorriqueña.  En la foto, la maestra Montessori Carmen Ayala dirigiéndose a los presentes.
Las mujeres que participaron ayer de la reflexión de las “Siete Palabras” hicieron denuncias contundentes sobre diversos aspectos de la sociedad puertorriqueña. En la foto, la maestra Montessori Carmen Ayala dirigiéndose a los presentes. (David Villafañe Ramos)

“Piensan que vivimos para limpiar la casa, parir y criar”, dijo Nieves Sánchez, quien igualmente lanzó una crítica a la propia Iglesia católica. “Piensan que vivimos para limpiar la iglesia y dar catecismo, hacer las lecturas y, quizás, cantar en el coro”, esbozó.

Morales Rivera conectó la frase “hoy estarás conmigo en el paraíso” con el estado de la salud mental en Puerto Rico, aprovechando que, según la tradición cristiana, Jesús le verbalizó la frase a un ladrón que también era crucificado.

“Hemos invisibilizado la salud mental del país”, dijo Morales Rivera, al sostener que ella sufrió de depresión severa. “Dos de cada 10 puertorriqueños padecen de algún diagnóstico de salud mental y han aumentado desde (el huracán) María y la pandemia. Han sido invisibilizados por la Iglesia”, dijo mientras recibía la ovación del público.

Ayala Cruz utilizó la frase “Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” para cuestionar a los presentes sobre las instancias en que se han sentido desamparados, como también los momentos en que ignoraron el desamparo de sus semejantes.

“¿Cuántas veces hemos ignorado la cruz de otra persona? Observemos si nos hemos ubicado al otro lado de la cruz”, dijo Ayala Cruz, al ofrecer ejemplos concretos que se han vivido en Puerto Rico recientemente. Mencionó la lucha de los maestros y maestras por su retiro y mejores condiciones de trabajo, a los sectores que defienden el derecho a una vivienda justa y accesible o que han dado la batalla a favor de la supervivencia de la Universidad de Puerto Rico.

Feligreses en la actividad.
Feligreses en la actividad. (David Villafañe Ramos)

Ayala Cruz también trajo a colación las comunidades que están defendiendo el acceso libre a la costa y el caso de la joven Elianni Bello Gelabert, a quien le imputan supuesto maltrato de su bebé, en un caso en el que todo apunta a que se aplicó incorrectamente el Derecho.

“¿Dónde estamos en relación con el hombre que la abandonó?”, cuestionó Ayala Cruz.

Otra frase en discusión fue: “Tengo sed”. Al respecto, Sánchez Ruiz sostuvo que Jesús no se refería a la sed física, sino a su deseo de dar vida espiritual.

“Dijo esa frase con un tono bajito porque era para aquellos que estaban ávidos de escuchar. Jesús nos hace un llamado desde la cruz a través de estas palabras. En ese momento, cuando dijo que tenía sed, los que estaban cerca de él lo escucharon y, en esta tarde, ¿qué tan cerca estamos de Él para poder ver en nuestro prójimo la sed que tienen?”, preguntó Sánchez Ruiz.

💬Ver comentarios