Editorial

El aumento de enfermos de COVID-19 en Puerto Rico, con casi 200 personas hospitalizadas y de tres a cuatro muertes diarias, representa un marcado retroceso que debe sacudir la conciencia de aquellas personas que no se han vacunado, y pueden convertirse en el principal foco de contagio. Esa actitud también puede suponer el regreso a medidas preventivas extremas.

La hazaña de la vallista puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn, que hoy refulge en el medallero de Puerto Rico como la mejor prueba de que somos un pueblo que sabe imponerse a la adversidad, renueva el optimismo patrio, y es un ejemplo para que miles de jóvenes se inclinen por el deporte, luchen por destacar, y se sientan capaces de salir adelante.

El suministro seguro de agua potable constituye un aspecto fundamental en los esfuerzos para garantizar la salud pública. Cualquier interrupción de ese servicio esencial debe ser corregida con celeridad, mientras se ponen en marcha medidas que erradiquen el problema.

Las denuncias presentadas por defensores de los derechos civiles y de las personas lgbttqi+ sobre alegados operativos selectivos de la policía municipal de San Juan en establecimientos frecuentados por esta población ameritan consideración seria de las autoridades.

Puerto Rico perdió este jueves a otro infante a manos del maltrato, de acuerdo con la investigación preliminar de las autoridades. La estremecedora noticia, que incluye el arresto del sospechoso de haber cometido el infanticidio, convoca a redoblar esfuerzos para proteger a nuestros menores de la violencia intrafamiliar.

El mensaje de la comunidad científica en Puerto Rico, como en Estados Unidos, ha sido consistente y rotundo: vacunarse es la única forma de poner fin a la crisis de salud por el COVID-19, ya extendida por alrededor de año y medio. Resistir ese hecho validado científicamente es atentar contra la salud propia, contra la de otros y contra la recuperación del país.

La entrada del gobierno de Puerto Rico a la regulación de tarifas del acarreo privado de mercancías ha creado una intervención oficialista innecesaria, y hasta perjudicial, en un espacio de negociación que debe estar reservado para los participantes en esa actividad empresarial.

A un primer nivel, lo más llamativo en la concesión de tres días libres con cargo a vacaciones para los empleados del gobierno de Puerto Rico es la enorme confusión que ha generado este asunto, no solo en el sector privado, sino en los ciudadanos que contaban con hacer gestiones en oficinas públicas. Se trata de un frenazo inoportuno al país.

Con una agenda que marca tres grandes prioridades de Puerto Rico – reconstrucción, la emergencia del coronavirus y el desarrollo económico a largo plazo – la administración del presidente Joe Biden ha dado un nuevo paso afirmativo hacia el cumplimiento de sus promesas al formalizar la primera reunión del comité interagencial de la Casa Blanca sobre la isla.

Es inadmisible que hayan quedado atrás los tiempos en que un pequeño manatí, Moisés, se convirtió en símbolo de la conservación en Puerto Rico. Fue un salvamento y una posterior liberación que conmovió al país y contribuyó a inculcar valores de respeto a la vida a toda una generación en la isla.

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: