Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Uno de los  retos permanentes en los hospitales de Puerto Rico es la fuga de médicos y personal de enfermería.
Uno de los retos permanentes en los hospitales de Puerto Rico es la fuga de médicos y personal de enfermería. (Shutterstock)

Lograr mayores asignaciones de fondos para el programa Medicaid, hacer frente a la fuga de profesionales de la salud y continuar siendo la voz de la industria hospitalaria en la isla son parte de los planes de la Asociación de Hospitales de Puerto Rico, entidad que, este año, celebra su 80 aniversario.

La organización agrupa a 64 de los 68 hospitales que operan en la isla, así como a centros de diagnóstico y tratamiento, centros de diálisis, centros de salud 330, centros radiológicos e individuos, informó el licenciado Jaime Plá Cortés, presidente ejecutivo de la asociación.

“Mantenemos una relación muy estrecha con organizaciones del sector privado como la Asociación de Industriales, la Cámara de Comercio de Puerto Rico, MIDA (Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos), SHRM (siglas en inglés para la Sociedad para la Gerencia de los Recursos Humanos) y otras, para apuntalar estrategias puntuales para atender las necesidades del desarrollo económico de Puerto Rico”, mencionó Plá, quien lleva 15 años en posiciones de liderato de la Asociación de Hospitales.

Una de esas estrategias es acudir a la Legislatura de la isla y al Congreso de Estados Unidos para lograr que a Puerto Rico se le asigne más dinero para atender a la población médico indigente. De hecho, la asociación es parte de un task force multisectorial, formado por el Gobierno para abogar por que Puerto Rico sea tratado igual que los estados de la unión para efectos de los programas de salud Medicaid y Medicare. Plá fue nombrado por el gobernador Pedro Pierluisi para ser parte del grupo, junto a otros profesionales de la industria de la salud.

En la isla, los fondos de Medicaid se utilizan para financiar el plan de salud del Gobierno (Plan Vital) para atender a la población de escasos recursos, mientras Medicare beneficia a las personas de 65 años o más. “Estamos tratando de que el Congreso dé asignaciones a largo plazo para poder planificar mejor los servicios de salud a los pacientes indigentes en Puerto Rico, pues, en los últimos siete u ocho años, los fondos se han estado otorgando de año en año o por dos años consecutivos”, detalló Plá.

“También estamos tratando de lograr que esos fondos sean suficientes para cubrir los incrementos en costos, mejorar los servicios y atender la necesidad de que se les pague mejor a los profesionales de la salud para mantenerlos en Puerto Rico”, agregó el presidente ejecutivo.

Indicó que, en promedio, al menos un 30% de los pacientes que son atendidos en hospitales del país son parte del programa Medicaid o Plan Vital, aunque en algunas instituciones hospitalarias ese porcentaje puede superar el 50 %. “Cuando se suman los pacientes de Medicare y Medicaid, ese promedio ronda el 70% de los pacientes atendidos por los hospitales”, apuntó.

Plá informó que la cantidad de pacientes en la isla que cuentan con planes de salud privados es cada vez menor, lo que achacó al envejecimiento de la población, a un aumento en la cantidad de personas bajo Medicaid y a reducciones en la población de personas empleadas a tiempo completo (los patronos suelen ofrecer seguro médico a sus empleados como beneficio marginal). La migración masiva de boricuas a Estados Unidos, que se intensificó desde finales de 2017, ya se siente en las salas de espera —y en las finanzas— de los hospitales.

“Desde el paso del huracán María, la cantidad promedio de pacientes por día ha bajado considerablemente y una forma de ayudar a los hospitales a mantener su flujo de efectivo es conseguir asignaciones de fondos y la asociación ha hecho un trabajo importante para lograr que el Gobierno asignara $300 millones a los hospitales, sobre todo durante la primera parte de la pandemia de COVID-19″, argumentó el portavoz.

Al respecto, dijo que, durante el último lustro, la industria no ha estado ajena a los retos que ha enfrentado la población puertorriqueña, como el embate de los huracanes Irma y María en 2017, los movimientos telúricos de 2020 —que provocaron daños en la zona suroeste del país, donde hay una docena de hospitales— y los dos años de pandemia de COVID-19.

“Cuando, en marzo de 2020, nos dimos cuenta de que estábamos ante un evento único en la historia reciente, entramos en el proceso de aprender a manejar la pandemia y, hoy día, los hospitales ya son expertos en atender esto. Ya vamos para siete resurgimientos de la pandemia desde 2020, incluyendo el más reciente, con unos 280 pacientes hospitalizados (al cierre de esta edición)”, resaltó el presidente ejecutivo.

De los huracanes, terremotos y los recientes apagones, la industria aprendió que debía aumentar su resiliencia, por lo que ha aumentado la capacidad de sus generadores eléctricos y cisternas de agua. Incluso, algunos han adquirido otros sistemas alternativos de producción de energía para, según Plá, “hacerse lo más independientes que puedan porque no podemos depender de un sistema eléctrico tan inestable como el que tenemos hoy día”.

Sin embargo, a juicio de Plá, “nuestro reto permanente es la fuga de médicos y personal de enfermería, competir con los salarios que les ofrecen en Estados Unidos. Por eso, estamos pidiendo recursos para los médicos, hablando con los planes médicos para que los contraten, ver cómo los fondos asignados se pueden destinar a mejorar el salario del personal”, afirmó.

Para atajar la fuga de galenos, dijo que la industria está trabajando para contar más residencias médicas en el país. Explicó que en Puerto Rico se gradúan cada año unos 300 estudiantes de medicina, pero solo hay residencias para 150, por lo que la mitad de los graduados deben irse de la isla para cumplir con ese requisito. Una vez terminan su residencia en Estados Unidos, es más probable que consigan empleo por allá y no regresen. “Queremos añadir más plazas y especialidades, pero es un trabajo arduo porque depende de las casas acreditadoras”, dijo.

Entre los logros de la asociación, destacó: “Hemos logrado que el Congreso entienda el problema que tenemos, publicamos una revista con información de salud, hemos logrado que los hospitales mejoren sus servicios y tengan personal capacitado y preparado”. Aludió así a las actividades educativas que la entidad organiza todo el año para profesionales de la salud y ejecutivos de instituciones hospitalarias.

Mientras trabaja en otros proyectos, como el desarrollo de la telemedicina en los hospitales y hacer frente a la epidemia de adicción a los opioides, la entidad cuenta entre sus logros el haberse mantenido relevante para la industria por las pasadas ocho décadas.

“Ver que un grupo de personas, en 1942, se reunieron para tratar de formalizar una asociación de hospitales porque vieron la necesidad de lograr metas en conjunto, y que luego de 80 años es una organización vibrante, es muy especial”, manifestó Plá.

El portavoz informó que la asociación celebrará su aniversario durante una gala especial que tendrá lugar la noche del viernes, 21 de octubre, como parte de la Convención Anual, que será del 19 al 21 de octubre en el Hotel Sheraton del Distrito de Convenciones, en Miramar. En la gala se rendirá homenaje a personas que han sido fundamentales para la industria hospitalaria de Puerto Rico.

De cara al futuro, Plá aseguró que la organización continuará con su trabajo en pro del sector hospitalario del país. “La industria va a tener una transformación importante en la manera de brindar servicios, como es el caso de la telemedicina. El futuro depara muchos cambios en la prestación de servicios al paciente”, sostuvo.

“Es un camino que nunca termina. Cada vez que salen nuevas tecnologías con el potencial de mejorar la salud hay que ver cómo se incorporan. Siempre hay que mirar cómo se mejoran las instalaciones físicas, ver cómo se brindan mejores servicios al pueblo de Puerto Rico”, concluyó el presidente ejecutivo.

💬Ver comentarios