Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico se ha validado que los pacientes prefieren la telesalud.
Tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico se ha validado que los pacientes prefieren la telesalud. (Shutterstock)

Al mismo tiempo que reconocemos que las visitas en persona tienen un rol crítico y fundamental en el cuidado médico de un paciente, resaltamos que tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico se ha validado que los pacientes prefieren la telesalud, por su gran conveniencia, cuando es médicamente apropiada. Por lo tanto, es importante que los hospitales puedan ofrecer aplicaciones de telesalud que mejoren el acceso, la calidad y la eficiencia de los servicios de salud.

Aunque sabemos que las visitas físicas continúan siendo importantes, los hospitales que no ofrezcan alternativas de telesalud para los servicios que sean médicamente apropiados, se arriesgan a perder a sus pacientes.

La pandemia del COVID-19 ha transformado permanentemente la manera en la que vivimos. Hemos visto cómo pequeñas y grandes empresas han reinventado sus modelos de negocio para acoplarse a la nueva realidad, aprovechando y avanzando la tecnología en sus flujos de trabajo, para alcanzar a sus clientes en la comodidad de su hogar. Esta misma tendencia se ve en la industria de la salud a nivel mundial y en Puerto Rico.

Los pacientes han experimentado la conveniencia de poder conversar con su médico por teléfono o videoconferencia, reduciendo la necesidad de gestionar transportación, cuidado de niños o ausencias al trabajo, entre otros beneficios. Los cuidadores de pacientes severos o encamados han sentido el alivio de no tener que movilizarlos de cita en cita. Los médicos que son líderes en el campo de la telesalud han generado grandes eficiencias, expandiendo el acceso y la calidad de sus servicios. Los beneficios sustanciales han trazado la nueva realidad de que la telesalud está aquí para quedarse. Así lo confirmó la pasada administradora de los CMS, Seema Verma, al expresar que “la llegada tan esperada de la telesalud se acabó de acelerar por completo… definitivamente no hay vuelta hacia atrás”. La prestación de servicios de telesalud en general, pero, sobre todo, para atender a pacientes vulnerables o que viven en localizaciones remotas, es una imperativa de negocios para subsistir ante la pandemia del COVID-19.

Las organizaciones que no se transformen se arriesgan a perder a sus pacientes. Así lo evidencia la merma en utilización de servicios de salud, sobre todo en los hospitales, que al día de hoy están a un 62 % en nivel de ocupación. La merma en visitas presenciales también se ha visto en oficinas médicas, al mismo tiempo que se han generado más de 1.3 millones de encuentros telefónicos y 815 mil visitas virtuales desde la declaración de la pandemia, solo para cuidado primario, según los datos de Inmediata.

El Gobierno Federal y el Departamento de Salud de Puerto Rico también han priorizado la telesalud para proveer acceso a pacientes vulnerables y han habilitado programas de subvenciones dirigidos a aumentar la prestación de servicios de telesalud. Entre las organizaciones que están liderando los esfuerzos para apoyar la implementación de la telesalud se encuentran la Asociación de Hospitales de Puerto Rico (AHPR), el Colegio de Médicos-Cirujanos de Puerto Rico (Colegio), la Asociación de Salud Primaria de Puerto Rico y la Alianza los Pacientes Primero/VOCES.

Es importante resaltar que la AHPR lidera la implementación de programas de telesalud y telemedicina en 39 hospitales públicos y privados, incluyendo instalaciones para el tratamiento de condiciones de salud aguda y salud conductual. El apoyo que provee la AHPR incluye equipo de telesalud, programas de computadoras y entrenamiento para que los equipos de proveedores en los hospitales puedan evaluar sus necesidades, planificar e implementar estos servicios. El Colegio también está dirigiendo recursos para que 3,500 médicos estén certificados, capacitados y equipados para proveer telesalud. Estos esfuerzos están apalancados, a su vez, por cambios en leyes y regulaciones locales y federales dirigidos a facilitar el acceso a la telesalud de alta calidad para pacientes.

El equipo de IMPACTIVO, bajo el programa del Centro de Capacitación de Salud Pública de la Administración para los Recursos y Servicios de Salud de los Estados Unidos (HRSA, por sus siglas en inglés), ha desarrollado y facilitado, a través del ImpACTivista Learning Hub, recursos para organizaciones y profesionales de la salud pública sobre diversos temas de telesalud, incluyendo una nueva serie sobre telesalud que estará disponible a partir de junio de forma gratuita. Además, con el fin de alinear los recursos disponibles a nivel sistémico, en IMPACTIVO hemos entablado una colaboración con la Clinton Global Initiative para organizar el grupo de trabajo para expandir el acceso a la telesalud para atender las disparidades en Puerto Rico. Este grupo pretende adelantar el uso de la telemedicina y es un espacio virtual de trabajo que reúne a líderes de diversos sectores de la salud para visualizar y planificar la dirección que seguirán los esfuerzos de telesalud en la isla.

Mirando hacia el futuro, la necesidad y el interés que los pacientes expresan para recibir servicios de telesalud se estima que aumentará. Los pacientes ya están reclamando la necesidad de saber quién ofrece servicios de telesalud y cómo adquirir estos servicios. En IMPACTIVO hemos encuestado a 7,765 pacientes en Puerto Rico y encontramos que, aún entre participantes de Medicaid mayores de 65 años, el 94 % reporta interés en la telesalud. El 64 % de estos participantes no sabe cómo conseguir un proveedor que le atienda a través de la telesalud y el 35 % necesita apoyo para recibir servicios virtualmente. Solo el 7 % de estos pacientes se siente incómodo comunicándose con su médico por internet.

En lo que concierne a la telesalud, Puerto Rico ya ha pasado el punto de inflexión. Las organizaciones de salud que entiendan e integren todas las necesidades de sus pacientes y puedan usar la telesalud para fortalecer su relación con ellos serán las más exitosas en el futuro pospandémico.

Los ImpACTivistas™ Josette Pagán, Raisa Ugarte, Sofia Ortiz y Gianni Algarín-Rivera contribuyeron en la redacción.

La autora es experta en salud pública y sistemas de salud.

💬Ver comentarios