Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Las mujeres están a mayor riesgo de padecer alzhéimer u otro tipo de demencia.
Las mujeres están a mayor riesgo de padecer alzhéimer u otro tipo de demencia. (Shutterstock)

En el año 1901, el neurólogo y psiquiatra de origen alemán Alois Alzheimer estudió el cerebro de una mujer de 51 años con síntomas muy poco conocidos.

La paciente se encontraba en un constante estado de confusión, agitación y desorientación en términos de tiempo, así como de espacio. Es en ese momento que este doctor nombra este padecimiento como enfermedad de Alzheimer.

Desde su descubrimiento, han sido muchos los estudios para determinar en qué momento una persona puede presentar síntomas, determinar el progreso de la enfermedad y la búsqueda de alternativas para controlar el deterioro del paciente. Sin embargo, hay poblaciones para las cuales es necesario llevar a cabo estudios y análisis más profundos para poder entender los factores detonantes en etnias específicas.

Con esto en mente la Asociación de Alzheimer realizó un estudio basado en la población hispana y afroamericana, conocido como el Alzheimers Disease Facts and Figures. De acuerdo con declaraciones de la doctora María C. Carrillo, directora científica de la asociación, “hoy en día, hay más de seis millones de estadounidenses mayores de 65 años que viven con la demencia de Alzheimer. Una de cada nueve personas de 65 años o más la padece. De la misma forma, los estudios demuestran que los hispanos tienen, aproximadamente, una vez y media más probabilidades de tener la enfermedad u otras demencias que los blancos mayores”.

Del estudio se desprende que más de un tercio de los afroamericanos (36%) y casi un quinto de los hispanoamericanos (18%) cree que la discriminación es una barrera para recibir atención ante esta enfermedad. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) estima que el 13% de los latinos estadounidenses mayores de 65 años padece de alzhéimer o de algún tipo de demencia relacionada. Esto incluye a los residentes de Puerto Rico. Al mismo tiempo, esta condición representa la cuarta causa de muerte en la isla.

“Las mujeres están a mayor riesgo de padecer alzhéimer u otro tipo de demencia. Casi dos tercios de los estadounidenses con la enfermedad son mujeres. Por otra parte, existen condiciones de salud crónicas que predisponen a las personas a padecer de demencia. Estas enfermedades son: las cardiovasculares y la diabetes. Las disparidades sociales, al igual que las ambientales como: el nivel de educación, la pobreza, la exposición a la adversidad y la discriminación, aumentan el riesgo de estas afecciones crónicas, resultando en una alta probabilidad de padecer demencia, en especial en la población afroamericana e hispana”, explicó Carillo.

Con la pandemia causada por el COVID-19, el impacto para las personas que padecen de alzhéimer ha sido devastador. Según el informe de Facts and Figures, hubo al menos 42,000 muertes más por alzhéimer y otras demencias que en el 2020. “Sabemos que las personas que viven con esta enfermedad, en especial las que viven en hogares de cuidado, son más vulnerables al contagio con el COVID-19. El alzhéimer interfiere con la capacidad de la persona para seguir los protocolos de seguridad requeridos como el uso de mascarilla, el distanciamiento social y el lavado de manos”, resaltó la doctora.

Carrillo reafirmó que el impacto del COVID-19 en las personas que viven con demencia, así como sus implicaciones a largo plazo en la salud cerebral de la población general son grandes áreas para continuar la investigación científica de la enfermedad.

La Asociación de Alzheimer ofrece una gran cantidad de información y recursos sobre enfermedades para ayudar a las personas y a las familias afectadas por la enfermedad en ALZ.ORG. El sitio web también incluye información relacionada a la condición en inglés y español. La asociación ofrece una línea de ayuda las 24 horas, los siete días, llamando al 1-800-272-3900.

💬Ver comentarios