Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
La tasa de mortalidad es del 5 al 7% y puede ser mucho más en los adultos mayores.
La tasa de mortalidad es del 5 al 7% y puede ser mucho más en los adultos mayores. (Shutterstock)

La enfermedad neumocócica es causada por la bacteria Streptococcus pneumoniae (neumococo) y aunque contiene más de 90 serotipos, los diez tipos más comunes causan el 62% de la enfermedad invasiva a nivel mundial.

La enfermedad se transmite de persona a persona por gotas de saliva suspendidas en el aire. El neumococo es un habitante común del tracto respiratorio humano. Puede ser aislado de la nasofaringe en un 5 a 90 % de personas saludables. Muchas personas pueden portar la bacteria en su nariz y garganta sin desarrollar enfermedad invasiva.

Hay dos síndromes clínicos principales de la enfermedad neumocócica invasiva: bacteriemia (infección del torrente sanguíneo) y meningitis (infección en las membranas del cerebro). Ambos son causados por una infección con la misma bacteria, pero tienen diferentes manifestaciones.

Sin embargo, es la pulmonía neumocócica la enfermedad más común causada por la infección neumocócica. Se estima que anualmente ocurren 400,000 hospitalizaciones en Estados Unidos. Esta pulmonía puede ocurrir en combinación con bacteriemia y meningitis, o puede ocurrir sola.

La pulmonía neumocócica aislada no se considera una enfermedad invasiva, pero puede ser grave. Los síntomas incluyen: fiebre repentina, escalofríos, dolor de pecho, tos, dificultad para respirar, respiración rápida, frecuencia cardíaca y debilidad. La tasa de mortalidad es del 5 al 7% y puede ser mucho más en los adultos mayores.

La bacteriemia neumocócica se presenta en alrededor del 25 al 30% de los pacientes con pulmonía neumocócica. Más de 5,000 casos de bacteriemia neumocócica sin pulmonía ocurren cada año en Estados Unidos. La bacteremia es la presentación clínica más común entre los niños menores de dos años y representa el 70% de la enfermedad invasiva en este grupo.

Los neumococos causan el 50% de todos los casos de meningitis bacteriana en Estados Unidos. Se estima que hay 2,000 casos de meningitis neumocócica cada año. Los síntomas y los signos pueden incluir: dolor de cabeza, cansancio, vómitos, irritabilidad, fiebre, convulsiones y coma. La tasa de letalidad es de aproximadamente el 8% entre los niños y el 22% entre los adultos. El daño neurológico permanente es común entre los sobrevivientes.

La enfermedad neumocócica es una enfermedad grave que causa mucha enfermedad y muerte. Los niños pequeños y los adultos mayores (menores de dos años y mayores de 50) tienen la mayor incidencia de enfermedades graves. Las tasas de letalidad son más altas para la meningitis neumocócica y la bacteriemia , y la mortalidad más alta se produce entre los ancianos y los pacientes con enfermedades subyacentes. La tasa global de letalidad por bacteriemia neumocócica es de alrededor del 20% entre los adultos. Entre los pacientes de edad avanzada, esta tasa puede llegar al 60%.

Las vacunas son la mejor manera de prevenir la enfermedad neumocócica. Existen dos tipos de vacunas para la prevención de la enfermedad neumocócica: vacuna antineumocócica conjugada (PCV13) y vacuna antineumocócica polisacárida (PPSV23). Ambas han demostrado ser eficaces y seguras. El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) hace sus recomendaciones para la prevención de enfermedad neumocócica por grupos de edad y factores de riesgo.

En cuanto a la vacunación del adulto, el ACIP actualizó su recomendación el 22 de noviembre de 2019: la vacuna PCV13 ya no se recomienda de forma rutinaria para todos los adultos de 65 años o más. La PCV13 se sigue recomendando para todos los adultos con enfermedades inmunocomprometidas, fuga de líquido cefalorraquídeo o implante coclear.

El ACIP continúa recomendando que todos los adultos de 65 años o más reciban habitualmente una dosis de la vacuna antineumocócica de polisacáridos (PPSV23). PPSV23 contiene doce serotipos en común con PCV13 y once serotipos adicionales. Los 11 serotipos adicionales representan entre el 32 y el 37 % de la enfermedad neumocócica invasiva entre los adultos de 65 años o más.

El ACIP recomendó que los fumadores y las personas con diabetes reciban solo la PPSV23 una vez antes de los 65 años y nuevamente a los 65 años o más. Se recomienda la PPSV23 (pero no la PCV13) para adultos de 19 a 64 años con todos los tipos de asma.

Ahora más que nunca queda demostrada la efectividad de las vacunas para prevenir enfermedades potencialmente mortales. Habla con tu médico o farmacéutico sobre los riesgos de la enfermedad neumocócica y qué tipo de vacuna es la apropiada para prevenirla.

La autora es infectóloga.

💬Ver comentarios