Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
El condominio puede optar por cambiar las luces comunes, como postes o luces de seguridad en los pasillos, por bombillas solares.
El condominio puede optar por cambiar las luces comunes, como postes o luces de seguridad en los pasillos, por bombillas solares. (Shutterstock)

Como parte de la preparación que todos los puertorriqueños debemos tener, es inevitable pensar en los apagones de luz. Luego de la experiencia del huracán María, muchos han optado por comprar generadores o instalar un sistema de placas solares en su hogar. No obstante, estas opciones muchas veces no son viables para las personas que viven en condominios.

“Hay dos diferencias fundamentales entre una casa tradicional y un apartamento: una es el techo, que usualmente en un condominio ese espacio no está disponible para tener un sistema de energía adicional; y la otra diferencia es que, muchas veces, tampoco tienen patio para tener una planta eléctrica”, indicó el profesor de ingeniería eléctrica del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), Lionel Orama.

En ese sentido, las opciones más viables para los condóminos son las baterías recargables, aseguró el ingeniero. No obstante, no puede ser cualquier tipo de batería.

“Por ejemplo, las de ácido plomo abiertas generan gases y eso es un peligro para los residentes. Así que las baterías deben ser selladas, como las del gel, las de carbón y litio, o de litio solamente, que no se sobrecalientan. El beneficio de las baterías es que no hay que comprar combustible o diésel”, mencionó el profesor del RUM.

La selección de la batería también va a depender de lo que se necesite operar. Por ejemplo, para mantener una nevera entre 10 y 18 horas, el ingeniero, recomendó una batería de cuatro mil vatios hora. Otra alternativa es sumar los vatios de los enseres que más se utilicen y, de acuerdo a ese número, escoger la batería que más se acerque. Por ejemplo, un abanico puede consumir 120 vatios, un televisor de plasma, 200 vatios y una computadora de escritorio unos 300 vatios. Para poder encender estos tres artefactos por varias horas, se debe seleccionar una batería de al menos 1,400 vatios.

“Para extenderle la vida a las baterías –que no sean de litio– debe mantenerse a 50% máximo de descarga. En el caso de las de litio, se pueden descargar hasta el 80%”, explicó.

A la recomendación añadió comprar un inversor cargador que permita cargar las baterías cuando haya energía. También hay baterías que se recargan con placas solares.

Para no conectar tantos artefactos a las baterías, y que puedan durar más tiempo cargadas, los condóminos también pueden optar por comprar abanicos, lámparas y bombillas fotovoltaicas que se cargan durante el día con energía solar y operan en la noche con la energía acumulada en sus baterías.

Otra solución, un poco más compleja, pero viable, es instalar un frame de dos a cuatro paneles fotovoltaicos en vez de colocar una cortina en los balcones de los apartamentos.

“En ocasiones, las personas que viven en condominio se reúnen y llegan a un acuerdo de colocar cortinas en los balcones, pues en vez de cortinas puede optar por paneles que soporten vientos y que les permita tener varios receptáculos operando”, expuso el ingeniero eléctrico.

Asimismo, el condominio puede optar por cambiar las luces comunes, como postes o luces de seguridad en los pasillos, por bombillas solares.

💬Ver comentarios