Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Aún estamos aprendiendo acerca del COVID-19 y cómo afecta a las personas con VIH.
Aún estamos aprendiendo acerca del COVID-19 y cómo afecta a las personas con VIH. (Shutterstock)

La respuesta es sí: durante las investigaciones para reducir la mortalidad del SARS-CoV-2, se avivó el terror de la pandemia de sida, pero, igualmente, surgió la esperanza. Mucha de la investigación para desarrollar los primeros protocolos y, eventualmente, la vacuna contra el COVID-19, se adelantó, gracias a la historia del desarrollo de tratamientos para combatir el VIH.

El doctor Milton G. Garland, director médico de AIDS Health Foundation Puerto Rico concurre con esa respuesta: “La vacuna del COVID-19 permitió que los pacientes tuvieran una opción de prevención del virus que hoy aún no existe para el VIH”, comentó. Sin embargo, Garland enfatizó que, durante el período de la pandemia, el 56% de los nuevos casos fueron diagnosticados en la población de 25 a 44 años, seguido por los de 15 y 24 años. El 63.3% adquirió el virus por relaciones sexuales hombre-hombre y un 21.7% por contacto heterosexual” —por lo que, aseveró que hace falta más educación sobre prevención, incluyendo el uso de profilaxis preexposición (PrEP).

En cuanto a cómo la pandemia del COVID-19 afectó sus servicios clínicos, el galeno expresó que, en Puerto Rico, el acceso a servicios de telemedicina facilitó que la mayoría de los participantes mantuviera su ritmo de citas con su proveedor de cuidado clínico.

“La ininterrumpida disponibilidad de opciones para el cuidado de los pacientes a través de telemedicina y [encuentro] presencial les permitió a nuestros pacientes mantenerse adherentes al tratamiento y en el continuo de su cuidado”, enfatizó.

Finalmente, Garland resaltó que las campañas de educación masiva para mantener orientados a los pacientes de VIH sobre las medidas de protección y la adherencia a su tratamiento han funcionado, según las estadísticas.

“Sin embargo, las prácticas sexuales no han tenido cambios durante la pandemia, así que es muy necesario hacerse la prueba para detectar el VIH por lo menos una vez al año”, concluyó.

¿Corren las personas con VIH un mayor riesgo por el COVID-19 que el resto de las personas?

Aún estamos aprendiendo acerca del COVID-19 y cómo afecta a las personas con VIH. Con base en los datos limitados, creemos que las personas con el VIH que están bajo un tratamiento eficaz para el VIH tienen el mismo riesgo de infectarse por COVID-19 que quienes no tienen el VIH.

Los adultos mayores y las personas de cualquier edad con afecciones subyacentes graves podrían tener mayor riesgo de enfermarse gravemente. Esto incluye a las personas con el sistema inmunitario debilitado. El riesgo de que las personas con VIH se enfermen gravemente es mayor en:

  • Personas con un bajo recuento de células CD4, y
  • Personas que no están bajo un tratamiento eficaz para el VIH (terapia antirretroviral o TAR).

¿Qué puedes hacer si crees que podrías tener COVID-19?

  • Llama a tu proveedor de atención médica si tienes síntomas que podrían ser compatibles con el COVID-19.
  • En la mayoría de las personas, la enfermedad no es grave y pueden recuperarse en casa. Si crees que tienes COVID-19 y tienes síntomas de la enfermedad, deberías realizarse una prueba de detección.
  • Es importante que sigas tomando tus medicamentos para el VIH según lo recetado por tu médico. Esto ayudará a mantener saludable tu sistema inmunitario.
  • Si manifiestas síntomas graves, solicita servicios médicos de emergencia de inmediato. Llama antes al departamento de emergencias y dile al operador que existe la posibilidad de que tengas COVID-19.
  • Obtén más información acerca del COVID-19 y qué hacer si te enfermas.

¿Qué más pueden hacer para protegerse las personas con VIH que tienen más riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19?

  • Asegúrate de tener un suministro para al menos 30 a 90 días de tus medicamentos para el VIH y de cualquier otro medicamento o suministro médico que necesites . Consúltale a tu proveedor de atención médica acerca de cómo recibir tus medicamentos por correo.
  • Habla con tu proveedor de atención médica y asegúrate de tener al día todas tus vacunas, incluidas las vacunas contra la influenza estacional y la neumonía bacteriana.
  • Establece y mantén un plan para recibir cuidado clínico remoto. Procura establecer un enlace de telemedicina a través del portal en línea de tu proveedor de atención del VIH. Si no tienes la opción de telemedicina, asegúrate de comunicarte con tu proveedor por teléfono o mensajes de texto.
  • Si tu VIH es indetectable (o viralmente suprimido), habla con tu proveedor de atención médica acerca de retrasar tus consultas médicas y análisis de laboratorio de rutina.
  • Si tu proveedor de atención médica modificó tu tratamiento para el VIH, pregúntale si es seguro retrasar el cambio hasta realizarte una prueba y monitoreo de seguimiento.
  • Asegúrate de mantener una red social de manera remota, ya sea en línea, por teléfono o por videoconferencia. Esto puede ayudarte a mantenerte socialmente conectado y mentalmente saludable.

En ocasiones, es más probable que las personas con VIH necesiten más ayuda que otras, ya sea de parte de amigos, familiares, vecinos o trabajadores de salud comunitarios, entre otros.

Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés)

💬Ver comentarios