Martín Fernández
💬

La gran sorpresa de Catar 2022

Después de un partido de apertura tibio y anodino, abandonado por la afición local durante el descanso – quizás por desinterés, quizás por falta de respeto, probablemente una mezcla de los dos factores – la Copa del Mundo de 2022 finalmente ofreció lo que todos esperamos por cuatro años y medio para ver: fútbol. Al fin y al cabo hay algo que, a diferencia de la venta de cerveza y las pulseras de capitán con los colores del arcoíris, ni la FIFA ni Catar han conseguido prohibir.

Ismail Mohamad, de Catar, controla el balón.
Ismail Mohamad, de Catar, controla el balón. (Thanassis Stavrakis)

Inglaterra se aprovechó de una débil selección de Irán para construir su mejor debut de su historia, en todos los campeonatos, una hazaña nada pequeña para quienes inventaron el juego. Importante: cinco de los seis goles ingleses los anotaron jugadores negros, muchas veces insultados en su país por racistas y cobardes que se esconden en los refugios cómodos y seguros que brindan las redes sociales, cómplices de todo.

También se pudo ver cómo Francia supo lidiar con tantas bajas importantes en las últimas semanas. Probablemente ningún otro equipo en el mundo hubiera ganado con tanta facilidad a Australia si hubiera perdido sus propias versiones de Kimpembe, Kante, Pogba, Nkunku y, por supuesto, Benzema. Mientras tanto, Robert Lewandowski sigue sin poder marcar un gol en la Copa del Mundo. Desperdició un penal ante el interminable Guillermo Ochoa, figura en un empate en el que México mereció más.

Por primera vez en la historia de la Copa del Mundo, todos los equipos africanos tienen entrenadores nacidos en sus respectivos países. El primero en debutar en Catar fue Senegal, de Aliou Cissé, contra Holanda del gurú Louis Van Gaal. Sin su estrella Sadio Mané, Senegal jugó un juego valiente y tácticamente inteligente. No ganó porque este es un deporte indómito. Los dos goles de Holanda en los minutos finales sirven para alimentar las teorías de que ciertas camisetas son más pesadas que otras, que la jerarquía histórica importa en las Copas del Mundo.

Esta teoría no se aplica en absoluto al gran evento de los primeros tres días de fútbol en Catar, uno de esos hechos que instantáneamente pasan a la historia. Argentina venía de 35 partidos invicto, de ganar su primera Copa América después de 28 años. Los efectos de dar tiempo para trabajar a un buen entrenador como Lionel Scaloni parecían claros sobre el campo: un equipo confiado, consciente de sus virtudes, con Messi rodeado de talento y liberado de la tarea de llevar tanto peso en la mochila.

En el ranking de favoritos para la Copa del Mundo del diario inglés The Guardian, Argentina y Brasil se turnaron entre los dos primeros lugares. Ningún otro equipo ha estado nunca en el último lugar. Siempre ha sido Arabia Saudita. Bueno, fue Arabia Saudita la que venció 2-1 a Argentina, un resultado que nadie puede calificar de injusto. Es tentador en los tiempos histéricos que vivimos decir que esta es la peor derrota de la historia o el juego más sorprendente de todos los tiempos.

Pero las sorpresas de hoy no se pueden comparar con las de otras épocas. La globalización ha universalizado la información, los conceptos y los métodos. En el día anterior a la apertura de la Copa del Mundo, el director del grupo de estudios técnicos de la FIFA, Arsene Wenger, había advertido: “Las diferencias son cada vez menores”. Jurgen Klinsmann, su compañero de trabajo, pronosticó que ese sería “el Mundial de las sorpresas”.

No todos prestaron atención.

LEE MÁS:

Neymar es dado de baja en Brasil en lo que queda de la fase de grupos y podría perderse toda la Copa Mundial

Otras columnas de Martín Fernández

jueves, 15 de diciembre de 2022

Con o sin Mundial, Messi ya es rey en Catar

Lionel Messi no necesita una revancha para 2014, ni para las otras Copas del Mundo que ha jugado y no pudo ganarlas. Su lugar en la historia y su legado siempre han estado asegurados, escribe Martín Fernández

viernes, 9 de diciembre de 2022

El estilo sudamericano en el Mundial Catar 2022

La globalización, con su libre circulación de ideas y personas, ha desdibujado los rasgos que siempre han caracterizado a las escuelas de fútbol tradicionales, escribe Martín Fernández

sábado, 3 de diciembre de 2022

Catar 2022: El rescate de la Amarelinha

Da igual cuál sea el resultado de la selección brasileña en Catar. Un triunfo histórico se ha logrado, escribe Martín Fernández

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: