Carlos E. Ramos González
💬

El Supremo federal, los maestros y la oscuridad de la Junta

Un pilar fundamental del orden democrático es evitar la concentración indebida del poder público. De ahí se deriva el principio de separación de poderes. Esta acumulación de poderes puede ser muy conveniente para tomar decisiones expeditas sin mucha burocracia. Es tentación eterna de gobernantes a quienes les urgen resultados rápidos. Sin embargo, es también utilizada para esconder fines autócratas, déspotas o antidemocráticos. Es decir, se desconfía de la deliberación pública, optando por actuar en la opacidad máxima e incrementando con ello la posibilidad de decisiones erróneas.

Otras columnas de Carlos E. Ramos González

sábado, 5 de noviembre de 2022

El Tribunal Supremo de Puerto Rico y los derechos fundamentales

Cuando se tiene sed de justicia y se reclaman derechos fundamentales el poder judicial debe exhibir una sensibilidad democrática particularmente impostergable frente a la inercia o incapacidad legislativa, escribe Carlos E. Ramos González

miércoles, 28 de septiembre de 2022

El irrenunciable poder de estado municipal

Ni la oscuridad y mediocridad de LUMA ni nuestro endeble gobernante de turno pueden impedir el cumplimiento del deber en el ejercicio de un poder irrenunciable, escribe Carlos E. Ramos González

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: