Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El PNUD asegura en sus reportes que los precios de la energía producida a partir de combustibles fósiles, fuertemente subvencionados, fomentan el despilfarro y desincentivan la eficiencia energética, entre otras.
El PNUD asegura en sus reportes que los precios de la energía producida a partir de combustibles fósiles, fuertemente subvencionados, fomentan el despilfarro y desincentivan la eficiencia energética, entre otras. (The Associated Press)

En la última década, $423,000 millones de en subsidios fueron entregados cada año, en promedio, a los combustibles usados para producir energía. Esa cifra alcanzaría fácilmente para “erradicar” la pobreza, más de 19 veces, de quienes ganan menos de $1.9 al día en América Latina y el Caribe.

💬Ver comentarios