Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El grupo de especialistas en educación con perspectiva de género denunció que Educación retrocedió en su carta de circular al no incorporar sus recomendaciones basadas en décadas de investigaciones.
El grupo de especialistas en educación con perspectiva de género denunció que Educación retrocedió en su carta de circular al no incorporar sus recomendaciones basadas en décadas de investigaciones. (Ramón “Tonito” Zayas)

La nueva carta circular del Departamento de Educación sobre el currículo de “equidad y respeto” se aleja de lo que educadores consultados por el Comité de Prevención, Apoyo, Rescate y Educación de la Violencia de Género (PARE) recomendaron para combatir el discrimen desde las aulas, opinaron ayer tres educadores que formaron parte del componente para el desarrollo del currículo de perspectiva de género.

“Me pareció que esto fue una movida del Departamento de Educación para salir al paso ante la presión en estos días por los feminicidios. (…) Pero nada que ver ni con los trabajos que hicimos nosotras ni con los reclamos de los movimientos de mujeres”, dijo la doctora Loida Martínez Ramos, catedrática de la Facultad de Educación del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

Hasta el 25 de octubre, el Observatorio de Equidad de Género había reportado 61 feminicidios, entre ellos, 14 íntimos. El año pasado, cerró con 53 casos, de los cuales 12 fueron íntimos.

Martínez Ramos, una experta en este tema, señaló que la nueva carta circular ni siquiera menciona lo que se detallaba en la anterior sobre la protección de la comunidad trans, en virtud del Título 9 de la Ley de Educación Elemental y Secundaria.

Según el secretario de Educación, Eliezer Ramos Parés, la implementación del currículo de “equidad y respeto” tiene la intención de “desarrollar valores universales, pensamiento crítico y creativo y la diversidad y pluralidad social”.

“El hecho de que el secretario de Educación plantee que se ha reunido con todos los grupos lo que está diciendo es aquel discurso que se opone tiene la misma validez del que lo apoya, pero detrás de esa oposición hay un discurso ideológico religioso”, dijo Martínez Ramos, al insistir en la división de iglesia y estado en el sistema de enseñanza pública.

Además, opinó que esta normativa no abunda en las raíces del problema de la violencia de género, el cual el gobernador Pedro Pierluisi prometió prevenir mediante un currículo con perspectiva de género cuando firmó la orden ejecutiva que declaró el estado de emergencia, que se extendió hasta junio de 2023.

“El Departamento va en retroceso porque la carta circular que se aprobó en el 2008, que fue derogada, y la del 2014 (del secretario Rafael Román), derogada por Julia Keleher, eran cartas superiores a lo que sacó Educación en estos días”, denunció la catedrática.

“Se alejaron totalmente”

Del mismo modo, la doctora Olga Colón González, catedrática auxiliar de la UPR en Cayey, aseguró que la perspectiva de género es una metodología para “poder ampliar la equidad y descubrir cuáles son todos esos matices que tiene la violencia desde una visión más integral”.

“Se alejaron totalmente de lo que el Comité (PARE) recomendó. (...) Podemos hablar de lo que es el respeto, la confianza o los valores a los cuales ellos hacen referencia, pero no se puede comprender la magnitud del problema... de cómo es que nosotros vamos construyendo mundos donde las intersecciones no entran”, analizó Colón González.

Asimismo, el doctor José Rosado, catedrático retirado de la UPR en Cayey, insistió en que le parece que la carta coarta a los maestros porque les ordena que se mantengan dentro de los parámetros establecidos en el documento.

“(Lo que recomendamos) fue un plan bien investigado, que nos tomó mucho tiempo y se hizo con consciencia. Realmente, es una pena que no se haya implementado y me parece una cobardía bien grande del Departamento de Educación”, dijo Rosado.

Por su parte, Migdalia Santiago Negrón, presidenta del grupo magisterial de Educadores(as) por la Democracia, Unidad, Cambio, Militancia y Organización Sindical (Educamos), insistió en que han tergiversado la perspectiva de género.

Compartió que sus estudiantes de escuela superior “hace rato que están adelante del Departamento de Educación en los temas de perspectiva de género, inclusión y respeto a la diversidad porque lo viven todos los días en las escuelas”. Sin embargo, aseguró que todavía estudiantes llegan con comportamientos machistas.

“Incluso, (los estudiantes) se ríen cuando ven que el Departamento entiende que la perspectiva de género y el respeto son lo mismo, aunque son distintos. (....) Nuestro planteamiento al Departamento es que no hay que tenerle miedo a la historia ni a educar a la gente con perspectiva de género para salvar vidas”, concluyó.

Lee la carta circular:

💬Ver comentarios