Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Voluntarios, entidades sin fines de lucro y agencias del gobierno colaboraron para restablecer las instalaciones ubicadas en el balneario La Monserrate en Luquillo y que sirve a las personas de diversidad funcional.

A Karla Cardona Cortés se le dibuja una gran sonrisa en el rostro cuando habla del mar. “Yo amo la playa”, confiesa la mujer de 50 años.

💬Ver comentarios