Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Una pasajera de un vuelo llegado a Faro sale del aeropuerto, a las afueras de Faro, en la región portuguesa del Algarve, en el sur de Portugal.
Una pasajera de un vuelo llegado a Faro sale del aeropuerto, a las afueras de Faro, en la región portuguesa del Algarve, en el sur de Portugal. (The Associated Press)

El caos y la confusión sobre las normas para viajar y las medidas para contener los rebrotes del coronavirus contribuían a otro verano cruel para el maltrecho sector turístico europeo.

💬Ver comentarios