Editorial El Nuevo Día.
Editorial

Por dos años, Puerto Rico ha conocido historias desgarradoras producto del impacto del COVID-19. Cerca del inicio de la pandemia, una familia de Camuy perdió al padre y a dos hermanas. Otros hogares han sufrido la muerte de sus hijas de 4, 5 y 6 años. Muchos más ni siquiera han podido acompañar a seres queridos que fallecían en soledad y aislamiento.

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: