Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Consciente del valor de compartir el conocimiento, Jorge Rigau documentó todo el proceso dejando un registro que incluye asuntos técnicos como la receta para manejar la cal, el empañetado en las paredes históricas, la consolidación de piedras y las técnicas para dejar los muros expuestos.
Consciente del valor de compartir el conocimiento, Jorge Rigau documentó todo el proceso dejando un registro que incluye asuntos técnicos como la receta para manejar la cal, el empañetado en las paredes históricas, la consolidación de piedras y las técnicas para dejar los muros expuestos. (Vanessa Serra Díaz)

Cuando el arquitecto e historiador Jorge Rigau abrazó el proyecto de conservación de la Iglesia San José, en el Viejo San Juan, supo que para llevar a cabo una obra de esta envergadura requeriría de la colaboración y el trabajo de múltiples profesionales, entre arquitectos, artesanos, obreros, conservadores, ingenieros y artistas.

💬Ver comentarios