Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La versatilidad de estos vinos es tan amplia que sirven para hacer embocadura, acompañar unos aperitivos, pescados y hasta un plato de carne ligero.
La versatilidad de estos vinos es tan amplia que sirven para hacer embocadura, acompañar unos aperitivos, pescados y hasta un plato de carne ligero. (Shutterstock)

“Tienen la frescura de un vino blanco con las características y cuerpo de un tinto”, nos comenta la sumiller Rosana Miranda quien afirma sin titubeos que el vino ideal para Puerto Rico es el vino rosado. Y tiene gran razón. Cada día más los vinos rosados se han ido haciendo espacio en las góndolas y el pequeño puñado que encontrábamos hace un tiempo se ha multiplicado exponencialmente.

💬Ver comentarios