Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Arroyo vende su trabajo en el malecón de Naguabo.
Arroyo vende su trabajo en el malecón de Naguabo. (VANESSA SERRA DIAZ)

NAGUABO - José Juan Arroyo Ortiz era apenas un niño cuando comenzó a recoger objetos que encontraba a su alrededor para transformarlos en creativos juguetes y así divertirse con sus amigos. La necesidad y la curiosidad lo llevaron, sin él saberlo, por el camino del arte.

💬Ver comentarios