Rubén Rodríguez es subido por sus compañeros para quitar la malla de uno de los canastos tras ganar uno de los cinco campeonatos seguidos de la década de 1970.
Rubén Rodríguez es subido por sus compañeros para quitar la malla de uno de los canastos tras ganar uno de los cinco campeonatos seguidos de la década de 1970. (el nuevo dia)

Desde que los Vaqueros de Bayamón ganaron su primer campeonato en la década de 1930, en la que nació el Baloncesto Superior Nacional como liga, no solo ha sido la franquicia más exitosa del BSN en términos de su total (15) de títulos: también es la única con una dinastía capaz de hilar cinco cetros consecutivos.

Hace casi cinco décadas, un grupo de canasteros encabezado por estrellas como Alberto Zamot, Mariano “Tito” Ortiz, Billy Baum, Rubén Montañez, Luis Brignoni, Rubén Adorno y Rubén Rodríguez, entre otros, consiguieron en 1975 su quinto título al hilo, y desde entonces ha sido un equipo para recordar a lo largo de la historia.

Solo San Germán, cuyos Atléticos ganaron antes cuatro campeonatos seguidos entre 1947 y 1950, y los Cangrejeros de Santurce entre 1998-2001, han sido los más cercanos.

“Sin duda es una marca difícil, puesto que generalmente hay cinco o seis equipos con opciones de campeonato. Esa fue una época, la de la década de 1970, que fue dominada por Quebradillas y Bayamón”, recordó el historiador y estadístico Jorge Francisco “Paquito” Rodríguez.

Es de ese época que viene una de las famosas rivalidades en la historia del BSN, entre Piratas y Vaqueros. De hecho, como resaltó Rodríguez, en esa década del 70 el balance de campeonatos favoreció a Bayamón 5-4 sobre Quebradillas, gracias a la racha de los Vaqueros que duró un lustro.

El otro título de esa década lo ganaron los Cardenales de Río Piedras en 1976, antes de que los Piratas tuvieran su propia racha de tres cetros en ristra entre 1977 y 1979, repasó Rodríguez.

“Era un momento en que estaba el desarrollo de los jugadores nacidos o criados en Estados Unidos. Llegó una muy buena cantidad, y de muy buena calidad”, agregó Rodríguez, recordando a los llamados ‘nuyoricans’ que revolucionaron el básquet boricua.

“Uno nunca puede decir que no, pero me parece que es sumamente difícil superar esa marca de cinco campeonatos corridos, como la de 23 victorias consecutivas (en una temporada) de Quebradillas en 1977”, subrayó.

Rubén Rodríguez y Alberto Zamot (4) van detrás de un balón.
Rubén Rodríguez y Alberto Zamot (4) van detrás de un balón. (frank camacho)

Un baloncesto romántico

Hablar de los Vaqueros de los 70s es hablar de una constelación de estrellas que impactó no solo el BSN, sino también el Equipo Nacional.

“Aquella fue una época bien romántica, y era un baloncesto muy distinto al de hoy. Era un baloncesto de pueblo, completamente aficionado en el sentido de que no habían sueldos. Competíamos por nuestro pueblo y realmente eso cambió. Ha cambiado ahora”, repasó el otrora armador Zamot, una de las luminarias de esa histórica franquicia.

“No es que esté criticando el baloncesto de ahora, porque cada época es distinta. Pero en aquella época había mucho orgullo por representar a nuestro pueblo. Había más hermandad y relación entre los jugadores y la fanaticada. Nos reuníamos con la fanaticada y celebrábamos con la fanaticada”, añadió Zamot.

Zamot, quien jugó 14 temporadas en el BSN, todas con los Vaqueros entre 1961 y 1974, recalcó que no se queja de la época actual, sino que lo estableció como una diferencia. Reconoció que el hecho de que no existiera la agencia libre como al presente, y que no hubieran salarios como hoy día, hizo que los jugadores de su generación estuvieran prácticamente toda su carrera con una misma franquicia, a menos que fueran cambiados de equipo por la gerencia.

“Fue una época gloriosa… cinco campeonatos corridos”, recordó Zamot, quien estuvo en los primeros cuatro de esos cinco títulos, pues se retiró antes que el resto del grupo.

Al presente, dijo que mantiene comunicación con todos, incluyendo a Baum y a Montañez, quienes viven en Estados Unidos.

Solo en esa década del 70, los Vaqueros fueron a seis series finales del BSN. Perdieron la primera en 1970 ante los Piratas, pero en las siguientes cinco, se desquitaron de Quebradillas ganándole tres de ellas en 1972, 1973 y 1975. Sus otros dos títulos fueron contra Río Piedras en 1971, y ante San Juan en 1974.

El estadounidense Del Harris estuvo involucrado en los últimos tres campeonatos de esa racha como dirigente, el último de ellos compartido con Tom Nissalke, quien había ganado también en 1972, compartiendo la línea de mando con el fenecido Fufi Santori.

💬Ver comentarios