Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Santiago Ramírez Ávila (a la derecha) indicó que, para motivar el uso de la máquina, al depositar botellas, los usuarios reciben un incentivo llamado “Gcoin”.
Santiago Ramírez Ávila (a la derecha) indicó que, para motivar el uso de la máquina, al depositar botellas, los usuarios reciben un incentivo llamado “Gcoin”. (Suministrada)

Una iniciativa de conservación ambiental desarrollada por Santiago Ramírez Ávila, recién graduado de la Universidad del Sagrado Corazón, recibió una subvención de $12,500 para el diseño y fabricación de un robot que recicla botellas plásticas de agua para darles una nueva vida por medio de la creación de obras de arte y materiales de larga durabilidad.

💬Ver comentarios