El papa Francisco acompañado del obispo Marcello Semeraro.
El papa Francisco acompañado del obispo Marcello Semeraro. (ELNUEVODIA.COM)

Ciudad del Vaticano - Se multiplicaban las preguntas el jueves acerca de los orígenes de las declaraciones explosivas del papa Francisco en apoyo a las uniones civiles entre personas del mismo sexo. Todas las pruebas indican que las hizo en una entrevista en 2019 que jamás fue transmitida en su totalidad.

El Vaticano se negó a aclarar si eliminó esas declaraciones de su propia transmisión o si presionó a la emisora mexicana que realizó la entrevista para que hiciera lo mismo. Adicionalmente, no respondió a preguntas sobre por qué permitió que las declaraciones aparecieran en el filme documental “Francesco”, estrenado el miércoles.

En la película, exhibida en el Festival de Cine de Roma, Francisco dijo que los gays tienen derecho a estar en una familia porque son “hijos de Dios”.

“No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso. Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”, dijo el papa.

Esas declaraciones emocionaron a los progresistas y alarmaron a los conservadores, dado que el magisterio oficial del Vaticano prohíbe respaldar las uniones homosexuales.

Cuando era arzobispo de Buenos Aires, Francisco apoyó las uniones civiles para parejas gays como alternativa al matrimonio entre personas del mismo sexo, pero jamás se había pronunciado a favor de proteger las uniones civiles desde su elección como papa, como no lo había hecho ninguno de sus predecesores.

Uno de los principales asesores en comunicaciones de Francisco, el padre Antonio Spadaro, destacó que las declaraciones eran una noticia vieja, ya que las hizo en mayo de 2019 durante una entrevista con la cadena mexicana Televisa.

“No hay nada nuevo porque es parte de esa entrevista”, dijo Spadaro a The Associated Press al salir del estreno. “Me parece extraño que no lo recuerden”.

Pero Televisa no incluyó esas declaraciones al emitir la entrevista, como tampoco lo hizo el Vaticano al emitir sus grabaciones. Televisa no ha hecho declaraciones sobre el asunto.

El Vaticano suele editar las declaraciones del papa en transcripciones y videos oficiales, sobre todo cuando habla de asuntos polémicos. No estaba claro si el Vaticano impuso a Televisa la condición de hacer la versión final de la entrevista.

Tampoco está claro por qué el tramo explosivo nunca salió al aire y si el Vaticano olvidó que estaba accesible en la grabación en sus propios archivos, a los que sí tuvo acceso el cineasta Evgeny Afineevsky.

Televisa no ha confirmado si las declaraciones son parte de su entrevista, pero la escena del documental es idéntica a la de la entrevista, con un fondo amarillo, una silla en el rincón y la colocación levemente excéntrica de la cadena de la cruz pectoral de Francisco.

La transcripción oficial de la entrevista de 2019 por Vatican News, así como la edición oficial del Vaticano, no contiene declaración alguna sobre la necesidad de proteger legalmente las uniones civiles. La edición oficial sí incluye la declaración de que los gays deben sentir que son parte de una familia, como el pontífice ha dicho anteriormente.

Para mayor confusión, Afineevsky dijo en respuestas a los periodistas el miércoles por la noche que el papa le hizo esas declaraciones directamente a él, a través de un traductor, pero se negó a aclarar cuándo las hizo.

Cuando The Associated Press entrevistó a Afineevsky el 14 de octubre, le preguntó si era consciente en ese momento de que las declaraciones de Francisco serían noticia de primera plana.

Afineevsky evadió la pregunta sobre el origen de la cita y aparentemente no comprendía su importancia, pero expresó la esperanza de que los periodistas encontraran otros conceptos en la película.

“Si los periodistas se enfocan sólo en eso en la película, será lamentable”. dijo. “Pero creo que ése es uno de los aspectos que nuestro mundo debe comprender, que todos somos iguales”.

El titular del departamento de comunicaciones del Vaticano, Paolo Ruffini, se negó a hablar con la prensa durante una ceremonia en los jardines en las que se entregó un premio a Afineevsky, quien también se mantuvo alejado de la prensa.

La Iglesia católica enseña que los gays merecen trato digno y respetuoso, pero que los actos homosexuales son “intrínsecamente desviados”. Un documento de 2003 de la oficina de doctrina afirma que el respeto de la iglesia por los gays “no puede conducir en modo alguno a la aprobación de la conducta homosexual o al reconocimiento legal de las uniones homosexuales”.

Según el razonamiento del Vaticano, hacer lo contrario no sólo condonaría la “conducta desviada” sino que crearía un equivalente al matrimonio, que para la Iglesia es una unión indisoluble entre un hombre y una mujer.

El documento lleva la firma del entonces titular de la oficina, el cardenal Joseph Ratzinger, el futuro papa Benedicto XVI, predecesor inmediato de Francisco.

Afineevsky, que es gay, expresó sorpresa tras el estreno de que las declaraciones del papa crearan semejante alboroto. Dijo que Francisco no trataba de alterar la doctrina, sino que sólo expresaba su creencia de que los gays deberían gozar de los mismos derechos que los heterosexuales.

El jueves se negó a responder preguntas y trató de centrar la atención en los asuntos principales que trata la película: cambio climático, refugiados y pobreza.

“Me siento tan orgulloso de que por fin ‘Francesco’ va en camino de cambiar corazones y mentes”, dijo en la ceremonia de premiación en los jardines del Vaticano. “Me siento feliz de poder traer las voces de los refugiados rohinya, los refugiados de Siria, las voces de las víctimas de abusos sexuales, las voces desde distintos rincones del mundo”.