El Colegio de Abogados y Abogadas extendió su petición a los candidatos a la gobernación, de modo que quien asuma las riendas del país el próximo año implemente medidas para proteger a la niñez. (ELNUEVODIA.COM)

Una de las formas de violencia más activa y sin control en contra de las niñas y adolescentes se manifiesta a través de la sexualización de sus imágenes, señaló Reynaldo Alegría, presidente de la Comisión de los Derechos de la Niñez del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAAPR), quien, a su vez, advirtió que no atender la problemática incrementará la crisis social y de seguridad que vive el país.

“Hoy son sexualizadas, pero mañana, ¿qué va a pasar con la niña? La van a violar, a secuestrar o a asesinar”, alertó el licenciado.

La Junta de Gobierno del Colegio de Abogados y Abogadas aprobó el pasado sábado una resolución en la que denunció no solo el grave atropello a los derechos humanos de la niñez y las mujeres a través de la sexualización de sus imágenes, sino que exigió acción puntual por parte de las tres ramas de gobierno.

“Estamos ante una grave emergencia que pone en riesgo la salud, seguridad y vida de las mujeres por la crisis de la violencia de género que atraviesa nuestra sociedad”, señaló, por su parte, la presidenta del CAAPR, la licenciada Daisy Calcaño.

A pesar de que Puerto Rico cuenta con la Ley para la Seguridad, Bienestar y Protección de Menores (Ley 246), el país requiere legislación más específica que prohíba la sexualización de las imágenes tanto de las mujeres como de las niñas, dijo la presidente del CAAPR. “Nos parece que esto es una cuestión de valores de la sociedad y nos parece que es una forma de violencia que va a la crianza y a lo que va históricamente ha sido una sociedad patriarcal”, sostuvo Calcaño.

Hace poco más de una semana, el titiritero Antulio “Kobbo” Santarrosa sexualizó una foto de la hija de la candidata a la gobernación por el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Alexandra Lúgaro, para atacarla en el programa televisivo “La Comay”. Esta acción fue condenada por diversos sectores, incluyendo el CAAPR.

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), en el estudio Report of the APA Task Force on the Sexualition of Girls, publicado en el 2007, definió como una forma de sexualización de las niñas el que “una persona se objetiva sexualmente. Es decir, se convierte en una cosa para el uso sexual de otros, en lugar de ser vista como una persona con la capacidad de actuar y tomar decisiones de forma independiente”.

En la resolución, el CAAPR denuncia y destaca, además, la sexualización de imágenes en algunos medios de comunicación, define el acto de sexualización, particularmente, como la erotización de la imagen de las niñas y alerta sobre sus efectos nocivos y perniciosos. Exige, también, que el gobierno investigue, tanto a nivel civil como criminal, aquellos actos que promuevan la sexualización de imágenes de niñas.

Alegría señaló que este tipo de violencia no es nueva, sino que muchas veces pasa por inadvertida. El uso impropio de la imagen, información y datos de niños, niñas y adolescentes surge, en ocasiones, con la intención de hacer daño o de explotarlos, percibió.

“Degradar el valor de las mujeres, especialmente las niñas, contribuye a incrementar la violencia en contra de ellas y refuerza actitudes sexistas que terminarán en discriminación laboral, subvaloración de sus logros y violencia de género”, expuso Alegría.

Igualmente, tiene el efecto de menoscabar la autoestima de los y las menores y afectará su seguridad, salud y felicidad. “Y puede llevar a otras consecuencias porque los depredadores andan por ahí buscando y mirando esas cosas”, enfatizó.

Hay que educar

Como parte de la respuesta para atender la problemática se hace más urgente la acción del gobierno, que se ha hecho de la vista larga ante el reclamo de diversas voces y organizaciones para que se declare un estado de emergencia ante la crisis de violencia de género y feminicidios que se vive en la isla. En lo que va del 2020, 36 mujeres adultas y dos menores han sido asesinadas. Mientras, ocho mujeres adultas y un varón adulto han muerto a mano de su pareja o expareja.

“Lo que hemos tenido son unas meras expresiones que no tienen los efectos esperados. Todos los días escuchamos nuevas tragedias… Y, si miras, son gente joven y algunos guardan relación con asuntos de pareja, pero otros no necesariamente. Entonces, todas estas diversas formas de violencia que sufren las mujeres se reflejan y manifiestan en ese aumento exponencial de los casos sin atenderse, sin manejarse de forma efectiva”, dijo Alegría.

Calcaño añadió que aunque han habido avances importante en la lucha contra la violencia de género, como la aprobación de la Ley 54 en 1989, en las pasadas décadas ha habido “una dejadez” en atender los reclamos, como lo es la incorporación de la educación con perspectiva de género.

“Si no educamos a nuestros niños, vamos a continuar imitando unos patrones que tienen su génesis en una cultura patriarcal… Tenemos que pasar por un proceso de aprendizaje y educación y por eso es importante incorporar la perspectiva de género a la educación”, puntualizó.

Copia de la resolución fue enviada a los legisladores, a los jueces del Tribunal Supremo y a la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

“El consenso de expertos establecido es que el uso de imágenes sexualizadas en niños y niñas y adolescentes, pero especialmente de niñas, constituye maltrato y una violación de los derechos humanos. La resolución reitera que nosotros vamos a defender activamente, a gritos, el desarrollo, la salud, la seguridad y la felicidad de la niñez de Puerto Rico”, expuso Alegría.

El reclamo de acción, no obstante, se extiende a quien asuma la dirección de país a partir del año próximo. La persona que sea electa debe imponer la responsabilidad de proteger a la niñez y debe, efectivamente, establecer consecuencias civiles y criminales para quienes lleven a cabo esa práctica.

“Tenemos que formalizar este tipo de práctica, prohibirla formalmente. Ha habido unos desarrollos y ha habido intenciones y desarrollos, pero el proteger a la niñez va a tener un efecto positivo en reducir mañana la violencia de género que atraviesan las mujeres”, señaló Calcaño.