Vista hacia la Bahía de San Juan.
Vista hacia la Bahía de San Juan. (David Villafañe Ramos)

El Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan pronosticó que este sábado el índice de calor podría alcanzar los 107 grados Fahrenheit (ºF) debido a la dirección del viento que hoy soplará del sur-sureste.

El meteorólogo Ian Colón Pagán explicó a El Nuevo Día que cada vez que el viento sopla en esa dirección las temperaturas suben al igual que la sensación de calor, por lo que al combinarse con una limitada actividad de lluvia promoverá tiempo seco y caluroso.

“Debemos tener el mismo patrón seco y caluroso que ayer. Podríamos estar viendo índices de hasta 107 grados a lo largo de sectores costeros de Puerto Rico y áreas bajas. El viento estará soplando del sur-sureste a razón de 15 millas por hora”, detalló el experto vía telefónica.

Añadió que las condiciones del tiempo deberán estar “bastante tranquilas”.

“La humedad de la onda tropical que estaba cerca del área local se ha ido alejando. Eso sí, todavía por los efectos locales pudiéramos tener aguaceros en el interior y noroeste de Puerto Rico. No deberían ser intensos y tampoco causar inundaciones”, resaltó.

De hecho, la perspectiva del tiempo de la agencia meteorológica establece que el riesgo de inundaciones y tronadas es bajo para un pequeño sector en el noroeste de la isla.

“Ya mañana tendremos un aumento en la humedad, pero por hoy sepan que el tiempo estará tranquilo”, indicó.

Advirtió, no obstante, que las condiciones marítimas continúan deterioradas en la costa norte, donde el riesgo de corrientes marinas es alto.

“La primera marejada de Epsilon ya disminuyó. Se espera otra marejada que, combinado con los vientos del este que son vientos alisios, van a estar produciendo resacas peligrosas. Pero eso comenzará desde esta noche y se extenderá hasta el lunes. Así que no es más un evento de mañana, domingo. Específicamente, ese nuevo evento de marejadas deberá comenzar dentro de 24 a 36 horas”, explicó el meteorólogo.

Colón Pagán insistió en que la población debe ejercer precaución en las playas de la costa norte donde el riesgo de corrientes es alto y podrían poner en peligro a los bañistas.

“Si son arrastrados por corrientes, por favor mantenga la calma y luego comience a nadar paralelo a la costa hasta que salga del lugar. Si nadan en contra de la corriente se cansarán y ahí es cuando están en riesgo de que tengan que ser rescatados”, acotó.