Los aguaceros podrían ser prolongados y aumentar así las acumulaciones de lluvias. (GFR Media)
Una onda tropical deterioraría las condiciones del tiempo a mediados de la semana laboral. (Archivo)

El Servicio Nacional de Meteorología (SNM) se mantiene vigilante ante los aguaceros que se desarrollarían durante esta tarde en sectores del interior y sur de la isla, ya que podrían provocar inundaciones urbanas y de riachuelos.

La meteorólogo Cecille Villanueva detalló a El Nuevo Día que el suelo está saturado en estas zonas por las lluvias de los pasados días. Por ejemplo, ayer se reportaron de 3 a 4 pulgadas de lluvia en algunos sectores del interior y sur del país.

No obstante, la experta indicó que el resto de la isla experimentará condiciones tranquilas que deberán persistir hasta mediados de la semana laboral.

“Tenemos una masa de aire seco que está entrando al área, así que se espera menos actividad de lluvia que el día de ayer. Sin embargo, en horas de la tarde se pueden formar algunos aguaceros dispersos y algunas tronadas y, aunque esta actividad no será en un área tan amplia como lo fue ayer, en estos lugares que se den esos aguaceros, como los suelos están saturados, esa actividad de lluvia más localizada puede generar inundaciones que sean focalizadas y deslizamientos", estableció Villanueva.

Indicó que el tiempo mayormente estable permanecerá hasta mediados de semana cuando una onda tropical llegaría a la zona. Los efectos de este sistema podrían sentirse hasta el fin de semana si se mueve lentamente.

Entretanto, dijo que la depresión tropical número 27 que se formó al noreste de Puerto Rico no representa peligro para la isla, pero que sí deteriorará las condiciones marítimas a mediados de la semana por una marejada que afectaría las aguas del océano Atlántico con resacas fuertes y corrientes marinas peligrosas.

“El Centro Nacional de Huracanes tiene la trayectoria que se va a mover hacia el noroeste, así que no se espera impacto sobre nuestra zona. Sin embargo, sí se puede ver que este sistema sea fuerte y esto generaría una marejada que estaría llegando a nuestra zona y eso ocasiona un deterioro en las condiciones marítimas. Está atado en cuánto este sistema se va a intensificar", detalló.

Para hoy, las condiciones en el mar están tranquilas con un oleaje entre los 1 a 5 pies y riesgo bajo de corrientes marinas a través de todas las aguas locales. En cuanto a las temperaturas, se espera que se mantengan entre los altos 80 grados y bajos 90 grados Fahrenheit con un índice de calor sobre 100 °F.