Si fumas una cajetilla de cigarrillos al día, por 30 años, o 2 cajetillas diarias, por 15 años, aun cuando haya pasado más de una década sin fumar, sigues siendo una persona de alto riesgo para desarrollar cáncer de pulmón de células no pequeñas. (ELNUEVODIA.COM)

“Si fumas una cajetilla de cigarrillos al día, por 30 años, o dos cajetillas diarias, por 15 años, aun cuando haya pasado más de una década desde que dejaste de fumar, sigues siendo una persona de alto riesgo para desarrollar cáncer de pulmón de células no pequeñas”, dice la pulmonóloga Marieliz Alvarado Dávila.

“Cuando hablas de cáncer, los factores genéticos siempre están presentes, sin embargo, también hay que analizar el ambiente. Porque si papá o mamá fuman, tú también fumas”, sentencia la doctora, al considerar el efecto nocivo del tabaquismo pasivo o indirecto. “Pero, hay casos de algunas personas que nunca han fumado y desarrollan cáncer pulmonar también”.

Por tanto, si fumas, o solías fumar, “particularmente si estás entre las edades de 55 y 75 años, es importante hacerse un CT o una tomografía computadorizada del tórax anual. Tienes que sopesar los riesgos, más la radiación -que es baja- pero si eres alto riesgo”, recalca la doctora en medicina interna, “estamos hablando de lograr una detección temprana, que sea menos pulmón que haya que quitar o para evitar que el cáncer se riegue. Una placa de pecho no encuentra tumores suficientemente pequeños para bajar mortalidad y esos tumores pequeños son los que van a estar creciendo después. Entonces si hay sospecha de que hay cáncer de pulmón, lo primero es hacer una biopsia”.

La exposición constante a altos niveles de contaminación del aire, beber agua con altos niveles de arsénico, vivir o trabajar con químicos, materiales cancerígenos, tales como asbestos, radón, uranio, productos del carbón, gasolina, productos de la combustión del diesel, también pinturas, conservadores, productos con cloruro y formaldehído; todos pueden incrementar el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar.

El cáncer primario de pulmón, el que comienza en los pulmones, hace que crezcan células anormales y descontroladas en este órgano, que destruyen el tejido sano que las rodea. Puede iniciarse en las vías respiratorias que se ramifican a partir de la tráquea para ventilar los pulmones (bronquios) o en los pequeños sacos aéreos del pulmón, que son los alvéolos.

Si fumas, o solías fumar, particularmente entre las edades de 55 a 75 años, es importante hacerte un CT o una tomografía computadorizada del tórax anual. (ELNUEVODIA.COM)

Alvarado Dávila señala, además, que “ha habido mucho progreso con los medicamentos de terapia dirigida que atacan los receptores y si eso es lo que necesita ese cáncer para crecer, es positivo. También se sigue usando la quimioterapia y la inmunoterapia, esta es la que ayuda al sistema inmunitario a luchar con el cáncer. Pero todo dependerá de con qué clase de cáncer estás tratando, cuál es el estadio o etapa en que se encuentra, si es operable o no y si está regado”. Por otra parte, comenta que todavía no ha pasado tiempo suficiente para ver si el vapeo o el uso de cigarrillos electrónicos afecta la prevalencia de cáncer de pulmón. No obstante, destaca que estos “contienen nicotina, una sustancia adictiva y aportan otras toxicidades”.

Cada tipo de cáncer de pulmón de células no pequeñas tiene distintos tipos de células cancerosas, según el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer (NIH, por sus siglas en inglés). Y los nombres de los tipos de cáncer de pulmón de células no pequeñas dependen de la clase de células que se encuentran y cómo se ven en el microscopio. Estos se clasifican de la siguiente manera:

  • Carcinoma de células escamosas - cáncer que se forma en las células delgadas y planas que revisten el interior de los pulmones, o carcinoma epidermoide.
  • Carcinoma de células grandes - cáncer que empieza en varios tipos de células grandes.
  • Adenocarcinoma - cáncer muy común que empieza en las células que revisten los alvéolos y producen sustancias como el moco.

Otros tipos menos comunes de cáncer de pulmón de células no pequeñas son:

  • Carcinoma pleomórfico.
  • Tumor carcinoide.
  • Carcinoma de glándulas salivales.
  • Carcinoma no clasificado.

Los pulmones

Los pulmones son dos órganos con apariencia de esponja que se encuentran en el pecho.

Son dos órganos con apariencia de esponja que se encuentran en el pecho. El pulmón derecho tiene tres partes llamadas lóbulos y el pulmón izquierdo tiene dos lóbulos. A través de los pulmones, el cuerpo puede recibir y expulsar el aire (oxígeno). Los pulmones reciben oxígeno y eliminan el dióxido de carbono, un producto de desecho.

Aunque a veces el cáncer del pulmón no causa ningún signo, consulta con tu médico si tienes alguno de los siguientes síntomas:

  • Tos que no se va y empeora con el tiempo.
  • Dificultad para respirar o quedarse sin aliento.
  • Sibilancias (silbido al respirar).
  • Molestia o dolor en el tórax.
  • Sangre en el esputo (moco expulsado de los pulmones al toser).
  • Ronquera.
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso sin razón conocida
  • Sensación de mucho cansancio.
  • Dificultad para tragar.
  • Hinchazón en la cara o de las venas del cuello.

Fuentes: Sociedad Americana del Cáncer e Instituto Nacional del Cáncer (NIH, por sus siglas en inglés)