La supervivencia más prolongada del SARS-CoV-2 en la piel aumenta el riesgo de transmisión por contacto, pero la higiene de manos puede reducir este riesgo. (Pixabay)

El nuevo coronavirus permanece activo en la piel humana durante nueve horas, cinco veces más que el virus de la gripe, según un grupo de investigadores japoneses. El descubrimiento demuestra la necesidad de lavarse las manos con frecuencia para combatir la pandemia de COVID-19.

A diferencia del nuevo coronavirus, el patógeno que causa la influenza A sobrevive en la piel humana durante aproximadamente 1.8 horas, según el estudio publicado hace pocos días en la revista Clinical Infectious Diseases.

“La supervivencia de nueve horas del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, en la piel humana puede aumentar el riesgo de transmisión por contacto en comparación con el IAV, el virus de la influenza A, acelerando así la pandemia”, indica el estudio.

El equipo examinó la piel obtenida de autopsias, aproximadamente un día después de la muerte. Tanto el coronavirus como el virus de la gripe quedan inactivos en 15 segundos mediante la aplicación de etanol, que se utiliza en los desinfectantes de manos.

“La supervivencia más prolongada del SARS-CoV-2 en la piel aumenta el riesgo de transmisión por contacto; sin embargo, la higiene de manos puede reducir este riesgo”, indica la investigación. El hallazgo respalda las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre las cuales está lavarse regularmente las manos a fondo para limitar la transmisión del virus.

El SARS-CoV-2 ha infectado a casi 40 millones de personas en el mundo desde que apareció por primera vez en China a fines del año pasado.