El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se dirige a la Cámara alta en Washington. (EFE)
El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell. (EFE)

Washington D.C.- La mayoría republicana del Senado no pudo avanzar hoy su versión del proyecto que en medio de la pandemia del coronavirus busca dar un nuevo impulso a la economía, una legislación que es de mucho menor alcance a la que todavía negocian la speaker Nancy Pelosi y la Casa Blanca.

La propuesta renovada de los republicanos incluía pruebas de diagnóstico, asistencia para escuelas y la reactivación del programa de préstamos para pequeños negocios, entre otras cosas, según el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell (Kentucky).

Pero, tendría solo una cuarta parte del impacto del proyecto que negocian Pelosi y y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Ante la oposición de los demócratas, que siguen apostando a las negociaciones con la Casa Blanca para un proyecto abarcador, McConnell no logró reunir los 60 votos que se requieren para avanzar la legislación. Los republicanos tienen una mayoría de 53 a 47 en el Senado. La votación sobre el proyecto republicano fue 51-44.

McConnell ha indicado que su propuesta costaría unos $500,000 millones y dijo el martes a su caucus que informó a la Casa Blanca que no quiere un proyecto abarcador antes de las elecciones del 3 de noviembre. A senadores conservadores les preocupa el costo del proyecto que negocian Pelosi y Mnuchin.

El líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), ha indicado que las votaciones de esta semana que ha programado McConnell, sobre temas relacionados al estímulo económico, “son acrobacias políticas” en busca de quedar bien en momentos en que los demócratas solo negocian con la Casa Blanca.

La speaker Pelosi sostuvo que McConnell deja fuera piezas claves del proyecto que discute con la Casa Blanca - que tendría un impacto de alrededor de $1.8 billones (trillions en inglés)-, como una asignación para aliviar la crisis fiscal de los gobiernos estatales y municipales.

El más reciente proyecto demócrata aprobado en la Cámara baja federal - con un costo de $2.2 biillones- tendría un impacto en la isla de por lo menos $14,000 millones y le asignaría directamente al gobierno central de Puerto Rico $5,035 millones.

Como parte de las negociaciones con el secretario Mnuchin, en representación de la Casa Blanca, los demócratas han puesto objeciones a un lenguaje que otorgue inmunidad a las instituciones que reabren en medio de la pandemia del coronavirus, dejando sin protección a trabajadores.

Aunque había fijado como fecha límite el martes para un acuerdo con la Casa Blanca, la speaker Pelosi luego señaló que esa afirmación buscaba conocer si era posible avanzar en la discusión.

Anoche, tras una conversación en horas de la tarde con Mnuchin, Pelosi se expresó optimista por el progreso de las negociaciones , a pesar de que el liderato republicano del Senado quiera retrasar hasta después de las elecciones un acuerdo sobre una legislación abarcadora.

En un mensaje a su caucus demócrata, Pelosi indicó que el plazo del martes, "nos permitió ver que se podían tomar decisiones e intercambiar lenguaje, lo que demuestra que ambas partes se toman en serio la búsqueda de un compromiso”.

Pelosi dijo que han dejado en manos de los presidentes de los comités con jurisdicción sobre el tema que resuelvan en las próximas horas “las diferencias sobre los niveles de financiamiento y el lenguaje” del proyecto, previo a una conversación que espera tener mañana en la tarde con Mnuchin.

“Las negociaciones han entrado en una nueva fase, que es más en el aspecto técnico de tratar de obtener el lenguaje correcto si podemos acordar los números. Todavía estamos separados, todavía hay una serie de problemas en los que trabajar, pero las últimas 24 horas han logrado progresos", indicó el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, en entrevista con la cadena Fox.

Meadows estaba hoy en reuniones en el Capitolio. Pero, sin voluntad de la mayoría republicana del Senado para aprobar un proyecto abarcador en este momento, las probabilidades de lograr que un proyecto se convierta en ley antes del 3 de noviembre son escasas.