Nydia Velázquez es la coautora de la medida. (EDDIE ARROSSI)

Washington D. C. – El demócrata Thomas Souzzi (Nueva York) presentó un proyecto de ley en la Cámara baja federal que impulsa nuevos incentivos contributivos federales – por salarios e inversiones de capital-, a compañias manufactureras en Puerto Rico y los demás territorios estadounidenses.

La medida, que tiene como coautora a la congresista demócrata puertorriqueña Nydia Velázquez (Nueva York), es similar a la que fue presentada hace unas semanas en el Senado por el demócrata Robert Menéndez (Nueva Jersey) y el republicano Roger Wicker (Misisipi), según había adelantado el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, candidato del Partido Popular Democrático (PPD) a comisionado residente en Washington.

En momentos en que las autoridades federales, tras la emergencia del coronavirus, buscan incentivar la manufactura en suelo estadounidense, el proyecto de ley permite acreditar un 40% de los salarios que pagan esas corporaciones en Puerto Rico y acogerse a una tasa de depreciación de 25% por sus inversiones en la isla, como planta física y compra de equipos.

Souzzi es miembro del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara baja federal, que tiene jurisdicción directa sobre ese tipo de legislación.

Aunque el proyecto fue presentado el martes, cualquier debate sobre la medida debe quedar para el 2021.

El proyecto de los senadores Wicker y Menéndez, miembros del Comité de Finanzas del Senado, fue dado a conocer a principios de mes por Acevedo Vilá.

El crédito de 40% en salarios aplica a sueldos de un máximo de $137,700. Para acogerse al otro crédito, la inversión deberá tener “una vida útil de servicio de cinco años”, aunque “las inversiones existentes recibirían un crédito prorrateado a la base restante de la inversión”, según la propuesta legislativa.

Las empresas deberán tener un 80% de sus ingresos en el territorio y derivarse en un 75% de negocios en esa jurisdicción.

Los créditos que propone la legislación pueden utilizarse para reducir – sin excederlo-, el impacto del impuesto que impuso la reforma contributiva federal de diciembre de 2017 sobre la propiedad intelectual de las Corporaciones de Control Foráneo (CFC), conocido como Gilti.

“El proyecto vincula directamente el crédito contributivo disponible para las empresas estadounidenses, con los puestos de trabajo creados y las inversiones materiales realizadas por la empresa, en los territorios estadounidenses. Esto deshará parte del daño creado por la Reforma Contributiva de 2017 y estimulará la creación de empleos y el desarrollo económico", indicó el senador Menéndez cuando dio a conocer su proyecto.

Otro proyecto de la demócrata Stacey Plaskett, delegada de las Islas Vírgenes, y el senador Wicker eximiría a Puerto Rico y los demás territorios del impuesto Gilti.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, quien busca la reelección a nombre del Partido Nuevo Progresista (PNP) y hace caucus con los republicanos en la Cámara baja, impulsa, por su parte, una legislación que persigue otorgar créditos contributivos para atraer nuevos proyectos de manufactura farmacéutica y de equipos médicos a jurisdicciones deprimidas económicamente, como Puerto Rico.

Esa medida también fue presentada en el Senado por el republicano Marco Rubio (Florida).